sanar tu relacion con la comida

Por qué es importante sanar tu relación con la comida antes de empezar una dieta

Hoy te quiero contar qué es lo que me pasaba a mi, y por qué cambié mi forma de hacer Keto.

Antes que nada, quiero aclarar que mejorar tu relación con la comida no es algo que se consiga de un día para otro.

Requiere tiempo, paciencia y mucho mucho cariño. ❤ 

 

Cómo es una buena relación con la comida

Aquí no importa tanto qué alimentos comes, sino cómo y por qué los comes.

Si te juzgas y te invaden sentimientos de culpabilidad.

Si te das atracones, o si recurres a vómitos, laxantes, ayunos o sesiones de deporte como castigo a una comida que has hecho.

¿Te suena algo de esto?

A mi si.


Para poder mantener una buena relación con la comida, has de poder disfrutar de los alimentos que comes sin tener que pedirte permiso para ello, y sin sentirte culpable.

Comer lo más saludablemente posible, pero sin juzgarte y sentirte mal si un día no lo haces. O dos, o tres.

No pasa nada, tu salud mental es más importante.

El sentimiento de culpabilidad te va a hacer más daño que la patata frita que te acabas de comer.


Es válido que un día te saltes la dieta, igual que es válido que no te sientas bien todo el tiempo, o que todos los días no sean felices.

 

Formas de comer

Podríamos decir que hay 3 tipos de comedores:

  • El emocional: utiliza la comida como una válvula de escape y come de forma automática e impulsiva.
  • El restrictivo: Tiene una lista de alimentos prohibidos y una dieta que no se permite saltarse.
  • El consciente: Está conectado consigo mismo, disfruta del placer de comer y regula su peso sin obsesiones ni sentimientos de culpa. El comedor consciente busca lo mejor para su cuerpo, y eso incluye el factor mental y emocional.

No tienes por qué encajar solo dentro de un tipo, puede que dependiendo de tus circunstancias hayas estado en una, dos, o las tres situaciones.


El Hambre emocional

Sentir hambre no es lo mismo que tener hambre.

El hambre o atracón emocional se da cuando comes movido por una emoción que estás sintiendo en ese momento: aburrimiento, soledad, estrés, ansiedad, ira, tristeza…etc.

No es hambre real, sino más bien necesidad de comer, y de hacerlo de una forma impulsiva y descontrolada.

Se utiliza como recurso para “gestionar” una emoción negativa.

Pero desde luego no es la solución.

Además, lo normal es que cuando esto sucede no comas cosas muy saludables precisamente.



Tips para gestionar el hambre emocional:

✅ Párate y observa si cuando tienes ganas de comer se trata de verdad de una necesidad fisiológica o quieres esconder alguna emoción.

✅ Identifica qué situación te ha provocado ese hambre emocional y si suele repetirse.

✅ Dite a ti mismo que realmente no tienes hambre, lo que pasa es que no sabes cómo gestionar esa emoción. Y está bien, es completamente normal.

✅  Realiza técnicas de relajación como respiraciones profundas.

✅ Haz alguna actividad que te distraiga: Llama a alguien, sal a la calle, haz deporte…

✅ Si es necesario, busca ayuda profesional que te eche una mano con esa emoción.

 

Es muy fácil hacer una lista de consejos y decirte lo que tienes que hacer, pero sé de primera mano que es difícil aplicarlo.

Hay veces que no somos nosotras mismas cuando hacemos esto, es como si perdieses el control al completo y hasta la noción del tiempo.

Si ya lo has intentado todo y sigues igual de frustrada, te recomiendo que hables con un psicólogo para tratar de sanar lo que te ha llevado a hacerte daño. O un psiquiatra para que te ayude a solucionar esas reacciones químicas que surgen en tu cuerpo y que te han llevado hasta aquí.

Es muy importante que estén especializados en trastornos de conducta alimentaria, entenderán mejor tu caso.

 

Por qué las dietas estrictas no son recomendables si no tienes una buena relación con la comida

Hay mucha gente a la que le va muy bien el llevar una dieta estricta con un listado de alimentos prohibidos.

Esas personas funcionan bien con reglas y no les cuesta cumplirlas.

Pero si no tienes una buena relación con la comida, no es muy buena idea que te metas ahí.

Te explico por qué. 👇🏽

 

#1. Las reglas favorecen que aparezcan sentimiento de culpabilidad cuando te las saltas

Si no tienes una buena relación con la comida, el llevar una dieta así puede acabar haciendo mucho daño a tu autoestima.

Si es tu caso, trata de ser flexible y date permiso para hacerla de forma relajada. Aceptando que si un día te la saltas, no pasa nada, no se acaba el mundo y no has de castigarte por ello.


#2. Las listas de alimentos prohibidos alimentan la frustración de no poder comerlos

Esto es algo psicológico, en cuanto nos prohibimos algo, nos fastidia más el no poder hacerlo.

Pensamos más en ello y se nos hace cuesta arriba.

Cambia el “no puedo comer X”, por “elijo no comer X”. Y si un día te lo saltas, no pasa nada.


# 3.  Si estás desconectado de tu cuerpo, este tipo de dietas no ayudan a mejorarlo

Un punto clave en cómo te relacionas con la comida es el escuchar a tu cuerpo.

Aprender a detectar la sensación de hambre y de saciedad y actuar conforme a ella.

Puede parecer obvio, pero no lo es tanto, hoy en día es muy habitual comer por costumbre, por placer o de forma emocional.

Si tú no tienes una buena gestión de las sensaciones de hambre y de saciedad, una dieta que te impone qué comer y cuándo hacerlo no va a ayudar a que aprendas a escucharte.

Escucha a tu cuerpo, él está continuamente comunicándose contigo y mandándote avisos.


#4.  En las dietas normalmente se pone mucho foco en lo que comes, pero no en cómo lo comes

Esto es igual o más importante. 

No solo nos alimentamos de comida, también de pensamientos, emociones y sensaciones.

Todo esto afecta a nuestro cuerpo y a cómo digerimos los alimentos.

Además, cuando comes corriendo, de pie, delante del ordenador o viendo la televisión, muchas veces no eres consciente ni de lo que has comido.

El cerebro tarda 20 minutos en darse cuenta de que estás lleno y mandarte una señal.

Si comes a toda velocidad, al final acabas comiendo el doble.

Es importante comer despacio, saboreando los alimentos y en un ambiente libre de estrés.

Si estás muy afectada por algo, es preferible esperar un ratito para comer y no hacerlo de forma emocional.

Si estás en el trabajo y te sientes un poco acelerada, prueba a hacer varias respiraciones profundas antes de empezar a comer.

Así relajas a tu sistema nervioso y le dices que todo está bien, que no hay ningún peligro y que puede centrarse en digerir los alimentos.

Esto es importante recordarlo siempre, pero especialmente si te metes en una dieta.

Puedes obsesionarte mucho con lo que comes y que la comida se convierta en un momento de estrés o preocupación.

 En mi LIBRO KETO PARA PRINCIPIANTES  encontrarás recetas de todos los estilos de dieta keto que hay. Además de mucha información y tips.

 

También disponible en EBOOK en este enlace.

Libro keto para pinciantes

Mi experiencia a la hora de mejorar mi relación con la comida

Durante mucho tiempo pensé que tenía que estar delgada para que la gente me quisiera, para ser aceptada.

Eso hacía que mi foco a la hora de llevar la dieta keto estuviera en perder kilos, y si un día me la saltaba, al otro me castigaba con un ayuno.

La presión y el sentimiento de culpabilidad eran una constante.

Y sí, es verdad, lograba adelgazar, pero en cuanto algo me desequilibraba un poquito emocionalmente, volvía a ganar peso.

Esto aumentaba más mi inseguridad y mi sentimiento de culpa.

Y vuelta a empezar.


En 2020 engordé 20 kg delante de miles y miles de ojos.

Como suelo decir, me pegué la ostia más grande de la historia de Instagram.

Pensaba que la gente ya no me seguiría por haber engordado, pero no fue así.

A la gente no le importaba.

Fue entonces cuando me di cuenta de que yo era mucho más que mis kilos, y lo más importante era arreglar mi relación con la comida.


Ojalá haber empezado antes, pero no tiene sentido lamentarse. En aquel entonces, había muchas cosas que no sabía.

Como que no hay una única forma de hacer keto, y que las listas de alimentos prohibidos pueden no ser recomendables para todo el mundo.

Si me sigues hace tiempo, sabrás que a día de hoy alterno keto relajado con keto cíclico.

👉🏼En este post te explico mejor en qué consiste el keto relajado.

 

El camino de aprendizaje nunca es recto, y sea como sea, todo lo que he vivido me ha llevado a ser la persona que soy hoy.

Con mis virtudes y mis defectos.

Pero si este post ayuda aunque solo sea a una persona a que su cabeza haga “clic” antes y se ahorre muchas montañas rusas emocionales, ya habrá valido la pena.

 Autocuidado

Lo más importante no es tu peso, eres tú

Quizá hayas oído hablar anteriormente de la importancia de mejorar la relación con la comida, pero no basta con saberlo, hay que creerlo y hay que poner el foco en ello.

No basta con con escuchar por ahí que todos los cuerpos son válidos, y que eres más que tus kilos.

Has de creerlo.

Y lo sé, no es fácil.

Sobre todo si recibes críticas, comentarios o simplemente miradas que te hacen sentir mal.

De gente conocida o desconocida.

Muchas veces hacemos más caso a las 4 opiniones negativas que nos han hecho, que a las 50 positivas.

¿Por qué le damos más credibilidad a la gente que es más cruel con nosotros?

Aunque sea un completo desconocido...

Basta con que te lo digan una vez, para que empieces a dudar de ti y a pensar que si te lo han dicho por algo será.

Hay algo mal en ti.

Evita que las palabras de otras personas se conviertan en cómo te ves y te hablas tú a ti misma.

No hay nada malo en ti, lo que está mal son los prejuicios de la sociedad y la facilidad con la que otras personas opinan de ti.

La gente muchas veces no es consciente del daño que hace, y otras simplemente se esconden detrás de su propio dolor.

Nadie está libre de complejos e inseguridades.

Nadie está libre de tener bajones emocionales.

Lo mejor que puedes hacer es seguir mostrándote tal y como eres.

Háblate y trátate con cariño y con respeto, como lo haces con alguien a quien quieres mucho.

Mírate a diario al espejo, y di que te quieres. Con más kilos, y con menos.

Porque tus kilos no definen quién eres.

No definen si eres mejor o peor persona, si eres más lista, más divertida o más interesante.

Y de verdad, que la gente que te quiere, no te va a querer más o menos en función de tu peso.

El alimento clave en cualquier dieta es el amor propio.

Espero que mi experiencia te ayude a sentir que no estás sola en esto. 💖


💌Para estar al día con más recetas y contenido keto, apúntate a mi newsletter.

⭐O sígueme en instagram @keto_con_laura.

📚Y por si te interesa, aquí te dejo TODOS MIS LIBROS Y EBOOKS, muchos de ellos gratuitos.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.